Reducir las emisiones y medir y compensar la huella, claves para frenar el cambio climático

Natalia Rodrigo, responsable de Desarrollo de Negocio en Allcott y experta en sostenibilidad y medio ambiente; Eugenio García, líder del proyecto Light for Humanity, y Leyre Romero, responsable del programa Actúa Sostenible en Impact Hub Madrid, compartieron datos y reflexiones.

Puedes disfrutar de este webinar aquí

Cambio climático y compensación de la huella de carbono

¿Qué suponen los gases de efecto invernadero? ¿Cómo afectan al cambio climático? ¿Cómo influye el factor humano? “El cambio climático es un fenómeno natural, pero es cierto que existe un factor humano que lo acentúa. Digamos que en muy poco tiempo y, en especial en los últimos 20 años, hemos percibido unos cambios mucho más críticos que lo que se esperaría", apuntaba Natalia Rodrigo al empezar su ponencia.

Nuestro ritmo de vida frenético y el uso desmesurado de energías ha causado una alteración en las concentraciones de gases de efecto invernadero que se traducen en desajustes en nuestra atmósfera. Entonces, ¿quién es el causante del cambio climático y quién es la principal amenaza para el cambio climático? Bingo: nosotros mismos.

La experta de Allcott apoyaba su explicación con un ejemplo reciente: “Las nevadas que hemos tenido en Madrid no son un fenómeno normal. Estamos haciendo que procesos normales se vean acentuados. Si hay una nevada va a ser más impactante que hace 50 años, igual que si hay un fenómeno de sequía también lo será.“

Una posible solución a la ralentización de estos efectos es la reducción y compensación de la huella de carbono. Para clarificar conceptos, la huella de carbono podría definirse como el impacto que dejamos en la atmósfera, nuestra pequeña o gran señal en ese cambio climático. Pero, ¿cómo podemos saber cuál es ese impacto? Para llevar a cabo esta cuantificación y saber cuántas toneladas de CO2 emitimos a la atmósfera, existen metodologías de cuantificación de estándar internacional que nos definen nuestros consumos y datos de actividad. Existen tres: Protocolo GEI, estándar ISO 14064 y la Norma PAS 2050.

"Compensar la huella de carbono puede sonar a ‘greenwashing’, pero en realidad estás invirtiendo en proyectos con gran impacto ambiental" (Natalia Rodrigo, Allcott)

A partir de ahí, una vez soy consciente de mis emisiones, llega un paso más importante: determinar objetivos para reducirlas. Pero, ¿qué puedo hacer si como empresa no está en mi mano reducir esta huella todo lo rápido que debería? La respuesta la tenemos también: puedes compensar tu huella.

“De primeras puede sonar a ‘greenwashing’, pero no lo es en realidad. Compensar tu huella significa hacer una inversión indirecta a proyectos avalados por estándares internacionales y con un gran impacto social que tienen un rebajo técnico muy grande”, explicaba Natalia Rodrigo. Invertir en estos proyectos no solo significa quedarte a 0 emisión, sino relacionarte con una estrategia en línea con los ODS, con la agenda 2030 e incorporar ODS que hubiese sido muy complicado obtener de otra forma desde Madrid.

Light for Humanity: compensa tu huella con luz en el Amazonas

En línea con este tema, entra el papel de Eugenio García, ingeniero de la Energía y fundador de Light for Humanity. “Mi primera noche en el Amazonas encendieron una lámpara de queroseno”, así empieza una aventura que tiene mucho que contar.

Hay 5 millones de personas en el Amazonas brasileño que dependen del queroseno sin tener otra opción. Esto significa 100.000 familias que están gastando 350 millones de dólares al año en combustible sencillamente para tener iluminación. Ahí es donde Eugenio vio una oportunidad para llevar energía solar a esos lugares olvidados y, mejor aún, que esta transición fuera rentable y sostenible.

Solar Cube fue uno de los primeros productos que lanzaron. Una pequeña lámpara capaz de entregar 8 horas de luz por cada 8 horas de exposición al sol. Un gesto sencillo con un gran impacto: “La misma familia se transforma en otra; aparte de salud y educación, da esperanza a esas personas que se han visto abandonadas por un sistema que les ha sido incapaz de dar energía”, comentaba Eugenio.

Y su camino continuó hasta tal punto que, a día de hoy, su red de Multiplicadores de Luz garantiza el acceso a sistemas de energía solar en zonas sin electricidad, financian a familias del Amazonas para que reemplacen el uso de queroseno por energía solar y, para que todo esto funcione, también forman parte del programa “Compensa tu huella”: “Es la solución que tenemos para que las empresas puedan medir, reducir y compensar tu huella de carbono. Estamos en un mundo muy desigual en el que unos pocos emiten mucho C02 y otros muchos emiten de una forma muy eficiente y precaria. Tenemos que esforzarnos para equilibrar esa balanza”.

El caso de Impact Hub y las comunidades por la sostenibilidad

La última intervención del encuentro fue para Leyre Romero, responsable del programa “Actúa Sostenible” y experta en la certificación BCorp, de la que Impact Hub Madrid forma parte desde 2018. “Nos certificamos como BCorp porque es un movimiento empresarial en el que creemos que se pueden hacer muchas cosas desde las empresas, en el ejemplo corporativo, comentaba Leyre.  En 2019, Impact Hub Madrid llegó junto a otras 500 empresas BCorp al compromiso de cero emisiones netas para 2030, coincidiendo también con el final de la Agenda 2030. Pero, ¿qué es BCorp exactamente y cuál es su labor?

BCorp es un movimiento empresarial que busca cambiar los comportamientos, las decisiones y las consecuencias de nuestros actos para impulsar un modelo de negocio más responsable. A esta labor, cabe añadirle otra: la medición de impacto. Este certificado ofrece una herramienta que te permite comparar tus actos y analizar tus fortalezas y debilidades. Por ejemplo, continuaba Leyre, “algunas de nuestras medidas en Impact Hub ha sido el cálculo de la huella de carbono en grandes eventos creados en el último año. Esto nos permite calcular cuál es la huella de nuestros eventos masivos presenciales y compararla con los eventos híbridos”.

Entre estas acciones realizadas por Impact Hub también se promueve, por ejemplo, la movilidad de los empleados en bicicleta (por eso todos los espacios tienen su propio parking de bicicletas), la política de cero plástico con sus proveedores o el consumo de fuentes de agua del grifo, km.0, en todos los espacios. “Es una manera de actuar mediante la cual te miras, te comparas y siempre quieres ser mejor”, apuntaba Leyre.

Como parte de esas empresas que impulsan a otros a transitar hacia la sostenibilidad, la misión de Impact Hub se basa en tres ejes principales: inspirar, mediante contenidos pedagógicos como puede ser este mismo webinar; conectar, a través del clúster de sostenibilidad del que forman parte unas 40 empresas de su comunidad; e impulsar, a través de servicios que ponen a disposición de su comunidad y de sus partners.

Uno de estos servicios es Actúa Sostenible, que acompaña a las empresas para conozcan cuál es su nivel de sostenibilidad y puedan ahondar en esta estrategia a través de un itinerario y acompañamiento.

Además, Impact Hub Madrid promueve la celebración de eventos sostenibles y medición de huella: “Queremos que los eventos sostenibles sean una constante. Nos gustaría hacerlo extensible a todos nuestros eventos y poder calcular y compensar nuestra huella de carbono. Así es como intentamos promover el comportamiento sostenible en las personas que nos rodean”, finalizaba Leyre.

Una hora, tres expertos en sostenibilidad y un chute inspiración para intentar que cada vez tenga menos sentido tener que celebrar el Día Mundial por la Reducción de Emisiones. Muchos conceptos, muchas ganas de ser mejor y una idea esperanzadora que apuntaba Clara Calvo, responsable de desarrollo de comunidad en Impact Hub Madrid, como colofón final: “Tenemos todavía camino por andar, pero no todo está perdido”.

 

Otras novedades