¿Es posible eliminar el carbono de la atmósfera mediante la creación de emisiones negativas?

La respuesta es, sin lugar a dudas, sí. No sólo que pueden, sino que se trata de una alternativa de gran eficiencia para que las organizaciones alcancen sus objetivos climáticos. Las tecnologías de emisiones negativas son aquellas que capturen el CO2 de la atmósfera y lo almacenen en otro lugar. Una investigación realizada por la consultora McKinsey analiza una amplia gama de soluciones de emisiones negativas que las compañías pueden desarrollar de manera sostenible para contribuir a que el Acuerdo de París, de una vez por todas, sea una realidad.

Otras novedades