Con la rápida necesidad de descarbonizar y limitar la potencial devastación del calentamiento global, la demanda de "carteras cero neto" se está disparando. En estos casos, la reacción instintiva de los inversores suele ser la de deshacerse de los grandes emisores contaminantes en favor de alternativas más limpias y ecológicas. Pero este enfoque podría ser erróneo.

Otras novedades