Preservar los cetáceos de la extinción es aún una deuda pendiente

Hoy, 23 de julio, desde hace 35 años se celebra el Día Mundial de las Ballenas y los Delfines en conmemoración del momento en el que entró en vigencia la moratoria que prohíbe la caza comercial de las ballenas y otros cetáceos. La finalidad de esta fecha es frenar su caza indiscriminada y tortuosa, ya que se trata de animales en peligro de extinción. Sin embargo, aunque ya han pasado 33 años desde que se fijó, aún siguen existiendo muchos países que persisten en la caza de estos mamíferos acuáticos y lo que es peor, parece no importarles.

Otras novedades