Si bien diversas investigaciones mostraron cómo la COVID-19 mejoró temporalmente la calidad del aire durante los meses de más estricto confinamiento, el cambio climático ya ha revertido esa tendencia positiva. Un nuevo informe de la Organización Meteorológica Mundial advierte que los fenómenos meteorológicos extremos provocados por el cambio climático y medioambiental provocaron tormentas de arena y polvo e incendios forestales sin precedentes que afectaron la calidad del aire.

Otras novedades