Midiendo el Impacto. En busca de un lenguaje común

El mundo del siglo XXI está condicionado por la desigualdad y el calentamiento global y esos lastres obligan de manera imperiosa a buscar soluciones alternativas. La pandemia de COVID-19, por otro lado, ha dejado al descubierto cuando no acentuado las tremendas carencias de nuestro sistema y nuestras instituciones. Si bien los mercados son un potente factor del cambio y la innovación, en último término también han contribuido a crear unos niveles de desigualdad que son peligrosos, insostenibles e inmorales. Ante este clima de división y desconfianza hay un creciente consenso de que es necesario replantear y renovar el capitalismo y de que la economía de impacto es una posibilidad coherente, potente y actualizada para hacerlo.

Otras novedades