El pasado viernes 5 de noviembre más de 100.000 personas, en su mayoría jóvenes de diferentes latitudes, tomaron las calles de Glasgow para exigir medidas urgentes contra el calentamiento global. La activista climática sueca Greta Thunberg criticó fuertemente la cumbre y la calificó como el "festival del greenwashing".

Otras novedades